top of page
  • OUL

La creación del personaje



Desde el punto de vista del la Dirección de Arte, la creación del personaje implica un análisis profundo de los caracteres involucrados en el relato cinematográfico, que de debe ir más allá de aquello expresado en el guión literario.

Si bien es cierto que el guión es el punto de partida para conocer a los personajes, también es cierto que su descripción en éste será limitada por las características del formato. Es por ello que el Director de Arte deberá de realizar una exhaustiva investigación que abarque aspectos físicos, sociológicos, psicológicos y biográficos del personaje de ficción, como si se tratara de una persona de la vida real.

Con la meta de crear una imagen que defina al personaje, un paso importante será abundar en el contexto donde estará inscrito, es decir, conocer a detalle el medio familiar, socioeconómico e histórico en el cual se desarrolla su propio relato, enfatizando aquellas características que ayuden a proyectar su personalidad.

La decisión sobre qué actores interpretarán a los personajes recae directamente en el realizador del filme y la balanza se inclina generalmente a favor de su potencial para encarnarlos de manera verosímil. En este sentido, su aspecto fisiológico será muy importante, pero no necesariamente determinante en la decisión final.

Tomando esto en cuenta, el Director de Arte deberá apoyar desde todos los ángulos la creación del personaje; desde su caracterización física, como el peinado y el maquillaje, hasta los detalles menos evidentes, como joyería o elementos de uso personal que ayuden a definir el carácter del personaje.

En la dramaturgia cinematográfica el personaje estará definido por sus acciones, sabremos quién es a través de lo que hace. Es por ello que conocer sus motivaciones más profundas nos hará más fácil conocer al personaje y así poder entenderlo. Comprender los motivos del personaje es entender al personaje.

Del mismo modo, el entorno que acompaña al personaje, desde sus artículos personales hasta el hábitat donde se desarrollan las acciones, deberá de reforzar las características que le dan vida, que lo motivan a realizar sus acciones.

Crear al personaje es crear el entorno en el cual su cotidiano cobre forma y coexista con él en una simbiosis imperceptible. El personaje y su entorno deberán fusionarse en una unidad que soporte y haga posible el verosímil del relato.

Entendiendo al personaje seremos capaces de crear su entorno, pero principalmente seremos capaces de crear la imagen que lo define como individuo, destacándolo de los demás, al tiempo que comparte con ellos la misma estética que conformará el estilo visual en la totalidad de los caracteres involucrados dentro de la película.

bottom of page