top of page
  • OUL

La corrección de color



Cuando hablamos de “corrección de color” pareciera que nos referimos al proceso de reparación de una falla producida por el cinefotógrafo durante el rodaje. Lejos de ser un sistema para rectificar errores, la corrección de color es el mecanismo mediante el cual se explora y se obtiene el mayor potencial visual de las imágenes registradas.

Si bien es cierto que durante la postproducción es posible modificar sustancialmente una imagen previamente filmada, también es cierto que los mejores resultados en su manipulación se podrán hacer a partir de una imagen que contenga todos sus valores de origen adecuados o en “normas”, es decir, que las imágenes registradas estén expuestas y balanceadas correctamente a las fuentes de iluminación que forman la escena.

Una imagen rica en valores lumínicos, con un amplio rango dinámico y con una gamma de colores completa, será muy fácil de manipular modificándola hacia cualquier extremo de contraste o saturación que se busque lograr durante el proceso de postproducción. Por el contrario, una imagen con problemas de origen en su exposición y con predominancia hacia alguno de los colores primarios que la forman, será difícil de modificar más allá de sus valores de origen, particularmente si se desea compensar la ausencia de los elementos faltantes.

La “corrección de color” no pretende reparar errores fotográficos durante el rodaje, por el contrario, es el proceso de acabado final para explotar al máximo el valor expresivo que la imagen contiene para contar el relato cinematográfico.

Durante el proceso de “corrección” se busca enfatizar las características plásticas de la imagen, planteadas en la propuesta estética inicial, buscando lograr una unidad que genere la atmósfera visual predominante en el relato.


La textura, el grado de saturación en el color, la tonalidad dominante, el rango de contraste y la luminosidad en un filme se consiguen durante esta importante etapa de acabado. Al encargado de este proceso se le conoce como “colorista” quién, en un sentido literal, pinta y retoca con luz las imágenes registradas, modificando sus valores originales para alcanzar su máximo potencial narrativo.


La corrección de color también es un valioso aliado para conseguir una continuidad lumínica homogénea al interior de una secuencia, entre cada uno de los cortes de los planos editados, al punto que puede lograr hacer imperceptible las variaciones naturales que suceden entre plano y plano, al cambiar el emplazamiento de la cámara para filmar la misma escena desde otro ángulo.


Es muy frecuente encontrar en el material original de cámara ligeras variaciones en la exposición entre los planos de una misma escena, por lo que el colorista deberá balancear e igualar los diversos planos que construyen la secuencia, antes de empezar propiamente la corrección final del material editado.


Las herramientas de postproducción para conseguir los ajustes de la imagen durante la corrección de color son muy diversas y cada vez más sofisticadas, permitiendo un rango de manipulación muy amplio. Sin embargo, los elementos que forman la imagen electrónica o digital trabajan con dos variables básicas: la intensidad de la luz o “luminancia” y; el color de la imagen o “crominancia”.


Sobre estos dos elementos fundamentales se sustenta una imagen digital y ambos podrán ser manipulados individualmente por sus valores primarios autónomos: El croma mediante el ajuste indistinto en el color rojo, el verde o el azul -RGB por sus siglas en ingles-; o mediante la manipulación de sus colores opuestos o complementarios: El cyan, el magenta y el amarillo.


Por su parte, la intensidad de la luz podrá ser modificada individualmente por sus valores tonales en relación al blanco y al negro, siendo el blanco absoluto el tono más “alto”, los grises los tonos “medios” y al acercarse al negro, se modificarán los tonos “bajos”.


“Corregir el color” en una película es un proceso complejo y delicado. Debe hacerse con las herramientas adecuadas y con la calibración precisa de los monitores empleados, para asegurarse de que lo que muestran las pantallas será fiel a la imagen proyectada.

Comentarios


bottom of page